conciencia-silabica-post

A día de hoy está totalmente comprobado que si preparamos a los escolares antes de enfrentarse al aprendizaje de la lectoescritura facilitamos o potenciamos el aprendizaje de todo el grupo pero, sobre todo, evitamos que aquellos niños y niñas que tienen más dificultades para asimilar esos conocimientos desarrollen las habilidades previas que les permiten adquirirlos con éxito.

Sabemos que si durante la etapa de educación infantil reforzamos áreas como el desarrollo del conocimiento metafonológico, el desarrollo de la prosodia, el léxico y la competencia lingüística en general, estaremos preparando a todos los escolares para que inicien el aprendizaje de la lectura y la escritura con las herramientas necesarias para evolucionar tengan o no dislexia.

Sabiendo esto resulta totalmente incomprensible que en nuestras escuelas de infantil aún no se lleve a cabo de un modo generalizado.

Es cuestión de sentido común. Imagínate que vas a aprender un nuevo idioma y en vez de comenzar enseñándote su estructura básica, los caracteres que se utilizan para codificarlo y el vocabulario más esencial, inician la enseñanza por cuestiones gramaticales de alto nivel. Posiblemente te consideres inepto para aprender dicho idioma, no entiendas nada, te aburras y tires la toalla.

Además, si te comparan con el nivel de otro alumno al cual se lo han enseñado en un orden progresivo de dificultad, seguramente te sentirás bastante torpe porque el desfase entre ambos será muy significativo.

Esto es lo que le sucede a un escolar con dislexia cuando se aplica la metodología ordinaria de enseñanza de la lectoescritura sin un desarrollo previo de ciertas habilidades prelectoras.

En el siguiente recurso encontrarás diferentes tareas para desarrollar la conciencia silábica. A continuación se describe el procedimiento de cada una de ellas.

No olvides plantear el trabajo de un modo lúdico. El niño necesita jugar y aprende jugando, pues la mayor herramienta de aprendizaje es la motivación.

 

TAREAS DE DESARROLLO DE LA CONCIENCIA SILÁBICA

Dentro del desarrollo de la conciencia silábica no es lo mismo separar una palabra dando una palmada por cada sílaba o pronunciando las sílabas aisladas que sentarse frente a una lámina y pensar cuántos cuadritos marco, cuál es la sílaba a identificar, qué posición ocupa, etc. Estas actividades permiten asimilar la estructura silábica del lenguaje con mayor consciencia y, por tanto, favorecen el desarrollo posterior de la lectoescritura, sobre todo a nivel de fluidez (precisión y velocidad).

 

Tarea 1: Segmentación silábica.

El objetivo de la tarea será que el escolar marque un cuadro por cada sílaba que contenga la palabra.

En prelectores la corrección conjunta de la tarea se limitará a comprobar el resultado, sin embargo, en lectores con dificultades podemos complementar la actividad formando las diferentes sílabas con letras móviles.

Para evitar confusiones léxicas al determinar el nombre de las palabras conviene que, antes de iniciar la tarea, se comparta el nombre de todas las imágenes implicadas.
Imágenes tarea 1: candado, sofá, calabaza, moto, sol, estrella, teléfono, flor, plátano, balón, elefante, lápiz, árbol, semáforo y papelera.

 

Tarea 2: Identificación silábica.

El objetivo de la tarea será que el escolar identifique la posición que ocupa una determinada sílaba dentro de palabras con distinta longitud y que marque el cuadro correspondiente a esa posición.

La tarea se realiza identificando una sílaba directa CV, una mixta CVC y una trabada CCV.

Imágenes tarea 2: gato, toro, botones, tomate, motocicleta – castor, tornillo, catorce, antorcha, destornillador – centro, tropezar, árbitro, termómetro, atropellar.

 

Tarea 3: Identificación silábica.

El objetivo de la tarea será que el escolar identifique y una las imágenes que comienzan, terminan o comparten en posición intermedia la misma sílaba, comparando las imágenes de ambas filas entre sí.

Al comparar la sílaba final e intermedia, dada la dificultad de la actividad, se recomienda utilizar apoyo visual para representar las sílabas que forman las palabras, ya sea una estructura de cuadros dibujada en papel o el uso de trozos de cartulina.

Imágenes tarea 3: pato, pantera, palpitar, plato, peluca, plátano, perro, papelera, pandereta, palmera – ojo, helado, trébol, cinco, ordenador, ábaco, espejo, tenedor, árbol, dado – cometa, conejo, raqueta, carpeta, pantera, dinero, chupete, botella, camello, chaqueta.

 

Tarea 4: BINGO DE SÍLABAS. Identificación silábica colectiva.

Este juego se lleva a cabo de manera colectiva en el aula y consiste en identificar y marcar las sílabas escuchadas si estas aparecen en el nombre de las palabras que tenemos en la lámina.

El docente da una lámina con tres imágenes a cada escolar y, tras mezclar todas las tarjetas con sílabas, comienza a pronunciar las distintas sílabas al azar.

Los escolares, tras escuchar cada sílaba, comprueban si dicha sílaba forma parte del nombre de alguna de las palabras que les ha tocado y, si es así, marcan el cuadrito correspondiente.

El objetivo final de la tarea será marcar todos los cuadritos de la lámina para cantar bingo, en cuyo caso se realizaría una comprobación conjunta de los resultados.

Imágenes tarea 3: fresa, molino, carpeta, cebra, tornillo, peluca, luna, tarjeta, camisa, cofre, raqueta, antorcha, plano, cuchillo, fregona, carta, manopla, antena, tarta, chaleco, dominó, plato, tortuga, culebra, chapa, petardo, cocina, gato, túnica, mochila.