Caso práctico INTERVENCIÓN: Niño escolarizado en Montessori desde el segundo trimestre de 1º de primaria (curso anterior).
Nombre: Mario.
Edad: 7 años, recién cumplidos cuando iniciamos la intervención.

 

MOTIVO DE CONSULTA

La mamá de Mario ve que su hijo no aprende a leer a pesar de que han trabajado con diferentes profesionales y programas, optando por escolarizarlo en Montessori porque en la escuela ordinaria estaba empezando a pasarlo muy mal.

 

DATOS RELEVANTES DE LA ENTREVISTA INICIAL CON LA FAMILIA:

Todos los hitos del desarrollo han estado dentro de la normalidad. Empezó a hablar y a caminar bastante pronto en relación a su hermano, tres años mayor, con el que tiene muy buena relación.
La mamá abandonó los estudios porque dice que aunque estudiaba mucho no conseguía aprobar y se frustraba. De adulta le han realizado una serie de pruebas determinando que tiene dislexia.
El primer signo de atención se produjo durante la etapa de educación infantil, momento en el que, sin darle mucha importancia, las maestras de Mario indicaban que era un niño imposible de tratar, muy nervioso y con poca tolerancia a la frustración.
Los padres lo llevaron a atención temprana a los 4 años, donde les comentaron que podría tener TDAH.
Desde ese momento la familia ha estado muy pendiente del niño, ha trabajado con diferentes profesionales, principalmente centrándose en el desarrollo de la lectoescritura. Actualmente lleva 7 meses trabajando con una psicopedagoga y 6 meses utilizando el programa Binding, aunque la madre dice que no ve ningún tipo de avances o resultados.

 

DATOS RELEVANTES DE LAS EVALUACIONES REALIZADAS PREVIAMENTE:

La madre aporta dos informes, uno del grupo LEEDUCA (22/03/17) y otro del Equipo SIDI (25/04/17).
Sintetizando, las conclusiones de estos informes determinan lo siguiente:
– Alta probabilidad de presentar una dislexia evolutiva con afectación de la ruta fonológica y de la ruta visual. Este diagnóstico se cerraría tras aplicar y observar los resultados de un programa de entrenamiento intensivo, por lo cual, dado que la resistencia se ha mantenido aun aplicando dicho programa, podemos confirmar la existencia de una dislexia evolutiva de tipo mixto.
– Déficit fonológico que afecta al desarrollo de la conciencia fonológica.
– Déficit de la memoria verbal a corto plazo y en la representación de los fonemas o sonidos del lenguaje.
– Desde el colegio destacan, además de sus dificultades para adquirir la lectura, su problema para mantener la atención y el interés por las tareas escolares y, aunque no observan conductas relacionadas con la hiperactividad, sí existen conductas de impulsividad.
– Según las Escalas de Conners, la familia indica que Mario es un niño difícil en el trato diario: llora fácilmente y necesita ayuda para hacer cosas que podría hacer solo, suele tirarse al suelo y tener rabietas cuando no consigue lo que desea, culpa a otros de sus errores, niega cosas que ha hecho y cuenta historias que no han sucedido. Se frustra fácilmente y, en general, se muestra agitado y le cuesta mucho dormir.
– Según la escala Magallanes de atención visual, Mario presenta elevada atención sostenida y baja calidad atencional.
– No presenta ninguna deficiencia sensorial que explique sus dificultades lectoras.
– Mario tiene una inteligencia dentro de parámetros normales.

 

OBSERVACIONES DEL PRIMER ENCUENTRO CON MARIO (23/10/17):

Observo que es un niño muy inteligente y despierto, cariñoso, sensible, muy ingenioso y totalmente consciente de sus dificultades, lo cual le genera incomodidad y vergüenza.
Durante la ejecución de una sesión de Binding con la madre, observo que realiza el programa de manera mecánica, sin saber lo que hace, cometiendo muchísimos errores de precisión, contestando al azar…, por lo cual, considero que este programa aún no se corresponde con la intervención que el niño necesita, pues no puede reforzar la fluidez si aún no ha afianzado las correspondencias ni desarrollado mínimamente la conciencia fonológica.
En general, se aprecia que es un niño muy despierto, creo que tiene una gran capacidad de aprendizaje, seriamente mermada por una dislexia evolutiva y por una activación desmesurada, las cuales le impiden gestionar su atención, lo cual es muy probable que se deba a un TDAH, aunque aún no puedo determinar si podría ser producto de un comportamiento habitual frente a la frustración que le genera el aprendizaje lectoescritor.
Otro punto a favor es que tiene un nivel de competencia lingüística, tanto en expresión como en comprensión, excelente, diría que por encima de la media.
En general, es un niño afable y cariñoso, aunque no hace caso porque continuamente quiere dirigir las actividades y pasar de una cosa a otra aunque, en el fondo se aprecia mucha inseguridad y una baja autoestima, pues evita aquello que cree que no se le da bien antes de intentarlo y necesita constante aprobación y atención.

 

PROGRAMA GENERAL DE TRABAJO A CORTO – MEDIO PLAZO.

(Este programa se irá adaptando y modificando en función de la evolución y de las observaciones realizadas).

1º Aumentar su interés por la lectura, reforzar la autoestima y el autoconcepto y conectar a nivel personal con él. Daré prioridad a estos aspectos durante las primeras sesiones.
Objetivos: Adquirir hábitos saludables de trabajo utilizando pautas de modificación de conducta, reforzar la concentración, eliminar el rechazo ante la lectoescritura, aumentar su autoestima respecto a sus posibilidades frente a estos aprendizajes (motivación – competencia), analizar su perfil para reorientar la intervención si fuera necesario y lograr que me considere un apoyo y que acoja con agrado nuestro trabajo.

2º Reforzar los aspectos esenciales del aprendizaje lectoescritor. Afianzar una base estable.
Objetivos: Reforzar la conciencia léxica y la conciencia silábica, afianzar todas las correspondencias G-F utilizando estrategias de conciencia fonémica y aprendizaje participativo, significativo, sistemático y multisensorial y trabajar la diferenciación de las distintas estructuras silábicas más frecuentes en nuestro idioma.

3º Mejorar la fluidez atendiendo a la precisión, a la velocidad y la prosodia.
Objetivos: Alcanzar la automatización de la codificación y la decodificación, utilizando un programa de fluidez lectora, y reforzar la escritura utilizando letras móviles y tareas de escritura reproductiva.

4º Reforzar la funcionalidad del lenguaje escrito a nivel de comprensión y expresión.
Objetivos: Desarrollar la eficiencia lectora, realizar tareas básicas de comprensión de instrucciones, introducir la redacción oral y a partir de tarjetas con palabras y fragmentos e iniciar tareas de escritura productiva guiada.

 

Pautas generales básicas:

Trabajo estructurado por tiempos de concentración máxima y descanso activo.
Dar prioridad al refuerzo positivo interno, buscando que obtenga disfrute de la propia tarea y de sí mismo a realizarla, e introducir también el refuerzo positivo externo, a partir del logro de puntos que puede canjear a medio plazo.
Generar rutinas de trabajo, huyendo de las sesiones monótonas y del trabajo mecánico repetitivo.
Potenciar el aprendizaje significativo, sensorial y participativo (manipulativo) en la medida de lo posible.
Activar su capacidad atencional realizando actividades de activación por movimiento.
En función de lo observado: valorar los mecanismos de lectura y las funciones ejecutivas.
Conocer el trabajo que están realizando en el colegio y establecer una colaboración constante.
Ofrecer pautas y materiales de trabajo a la familia para que refuercen el trabajo realizado en las sesiones.

 

Primera sesión de trabajo. Actividades y estrategias >>