Reeducación en dislexia “Confundir ll – ch – ñ”

Necesita más lectura comprensiva y más dictado.” Una maestra le comentó esto a la mamá de Gloria.

Gloria aún no conoce todas las correspondencias, comete muchas confusiones fonológicas y no tiene claras las reglas que rigen el código alfabético. ¡¡Cómo va a trabajar la lectura comprensiva si aún no sabe leer!!

Teniendo claro que Gloria tiene un desarrollo muy pobre de la conciencia fonológica, es incapaz de diferenciar algunos fonemas o sonidos, comete inversiones, adiciones, omisiones… y lee con muchísima dificultad porque aún solo utiliza la ruta fonológica.

1º Necesita desarrollar la conciencia fonológica.

2º Necesita afianzar el código alfabético.

3º Necesita ganar cierta fluidez en lectura para desarrollar la vía léxica y automatizar esta habilidad.

Y cuando llegue ese momento hablamos de trabajar la lectura comprensiva. ¿Comprendes cuántos escalones nos estamos saltando?

Comprender los procesos implicados en el desarrollo de la lectoescritura y entender lo importante que es establecer una progresión adecuada evitaría pensar que lo que necesita esta niña es MÁS LECTURA COMPRENSIVA Y MÁS DICTADO.

Imagina que vas al médico por un problema de sobrepeso y el profesional generaliza la recomendación de tal modo: “Necesitas comer solo 600 gramos de alimento al día”.

La persona puede optar por comer 600 gramos de lechuga o por ingerir esa misma cantidad en rosquillas de chocolate.

En cualquier caso estaría cumpliendo la indicación del médico pero, ¿el resultado sería el mismo?

Los objetivos deben ser específicos. Mejorar la lectura y la escritura es un objetivo tan amplio que no dice nada. Evitemos la recomendación “leer más y hacer dictados”. ¡Eso no sirve cuando hay una dificultad de aprendizaje!

Entonces, ¿qué hacemos?

1º Analizar exactamente y con precisión qué dificultades presenta. Niveles o procesos no superados, correspondencias dudosas, errores concretos…

2º Trabajar sobre cada elemento de manera específica y consciente. UNO A UNO.

Ejemplo:

Gloria tiene 8 años y acaba de iniciar 3º de primaria. Lee y escribe con dificultad y en el colegio le dicen a la familia que necesita más lectura comprensiva y más dictado.

Al trabajar con ella observamos aspectos como:

  • No tiene clara la segmentación léxica a nivel oral.
  • No diferencia entre palabras, sílabas, letras…
  • No tiene claro qué son vocales y consonantes.
  • Habilidad muy pobre en tareas de deletreo y de manipulación fonológica oral.
  • Severa confusión entre fonemas ch/ll/ñ – r/l – c/f
  • Severa confusión entre grafemas b/d
  • Inversiones recurrentes en sílabas inversas-directas y en trabadas-mixtas
  • No conoce las reglas que rigen el código en correspondencias variables no arbitrarias: g/gu/gü – r/rr – z/c – c/qu/k – y/i
  • Excesivo esfuerzo al leer, solo utiliza la ruta fonológica. Evita mostrar sus dificultades con excusas porque siente inseguridad y vergüenza.
  • Intenta leer mucho más rápido de lo que su habilidad le permite.
  • Utiliza el dedo para seguir la línea.

A partir de estas observaciones se establecen objetivos concretos. Cada objetivo supondrá un reto que compartimos con Gloria.

  • Primero explicamos el error.
  • Después analizamos cómo se hace correctamente.
  • Seguidamente aplicamos lo aprendido en tareas muy sencillas con sílabas y palabras independientes.
  • Por último, generalizamos lo aprendido en tareas de lectoescritura más amplias, pero centradas especialmente en trabajar esa dificultad.

Ejemplo: Primer reto de Gloria, trabajar la confusión entre los fonemas ch – ll – ñ

Descarga esta actividad del Método Diverlexia para comprender cómo trabajamos este tipo de errores.

Encontrarás más ejemplos en esta sección de recursos, en el libro del Método Diverlexia y en la formación “Experto en dislexia y lectoescritura”.

Espero que utilices este recurso y, sobre todo, que interiorices la importancia de trabajar sobre cada aspecto, de manera concreta y precisa. Si logras que ellos comprendan y asimilen, no habrá reto que se les resista.

Artículos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 1 =

  1. ¡Hola! tuve o tengo aun dislexia. Es terrible, debo leer mil veces lo que escribo para no cometer errores. ahora con el mensaje instantáneo es un poco estresante porque creo que tener una buena ortografía es indispensable.

  2. Hola, soy una mujer adulta ya con 40 años, y apenas estoy tomando conciencia que presento muchas caracteristicas de una persona con disxlia por favor,yo quiero que algun profesional evalue mi condicion.Debo asistir a un neurologo o un sicologo?

  3. Muchísimas gracias por vuestro trabajo. Es de gran ayuda. Me gustaría saber si conocen pruebas de evaluación de lectura comprensiva y velocidad lectora adaptada a niños con dislexia por niveles. Se lo agradecería mucho.

    1. Hola Eva María,

      Para valorar velocidad y precisión lectora (lo que sería la habilidad para decodificar sin más) te recomendaría utilizar lectura de palabras y pseudopalabras de test como PROLEC-R ya que con esta prueba podemos analizar en qué nivel lector se encuentra cada escolar y cómo lee teniendo en cuenta si se apoya más en la ruta fonológica o ya empieza a utilizar el reconocimiento directo de palabras por ruta ortográfica o visual.

      Sin embargo, cuando lo que queremos ver es cómo asimila/interpreta la información al leer más que cómo decodifica, podemos utilizar diferentes pruebas de comprensión lectora como ECOMPLEC, ECL 1 y 2, TEC, las Pruebas ACL o el test EDICOLE.

      Todos ellos incluyen baremos para determinar el nivel en el que se encuentra cada escolar en comparación a un grupo normativo aunque algunos solamente permiten corrección online (ECOMPLEC, EDICOLE).

      También están dirigidos a diferentes edades por lo que tendrías que mirar la ficha técnica de cada prueba para ver cuál te interesa más.

      Personalmente utilizo bastante ECOMPLEC porque valora aspectos diversos (metacognición, comprensión más literal y comprensión más inferencial, comprensión de tres tipos de textos, etc.

      Sin embargo, para pasarlo a diferentes edades y tener una valoración general de la comprensión lectora te recomendaría las pruebas ACL. Es más económico y abarca desde 1º a 6º de primaria.

      Espero que te sirva. Si tienes alguna duda concreta pregunta lo que necesites.
      Saludos.

  4. Hola Carmen! Gracias por tu trabajo, es muy útil e inspirador. Me gustaría aplicarlo a la lengua catalana, ¿Crees que con adaptación, me puede servir tu libro? Un. Abrazo

  5. Esta página, así como todo su material, nos ayuda mucho a entender de verdad a mucho niños y familias.
    Gracias a ello podemos ayudarlos de una manera más efectiva. Gracias por todo el esfuerzo y la dedicación. Ojalá haya pronto un recopilatorio de estas actividades para que en los centros se trabaje de esta manera y poco a poco dejemos de lado el “lo que necesita es leer más y más dictados”.
    Gracias de verdad.

    1. Gracias María por tu comentario. En diverlexia.com colgamos algunas actividades. Muchas menos de las que me gustaría por falta de tiempo, pero espero que cada granito de arena sume para entender mejor y sacar el máximo potencial de nuestros niños sin machacarles tanto por algo que no depende de ellos. ¡Saludos!

  6. He visto varios casos de niños/as de Educación Primaria que tienen confusiones precisamente con “ll-ñ-ch”, al igual que con “b-p”.

    Muchísimas gracias por compartir recursos, Carmen 🙂

    1. Hola Alba,
      Sí, es bastante común porque son fonemas que comparten rasgos acústicos y algunos niños, sobre todos aquellos que cometen muchas inversiones, omisiones, sustituciones… y que tienen un pobre desarrollo de la conciencia fonológica, suelen tener dificultades para establecer la correspondencia grafema-fonema con estas letras y sonidos.
      Con la b-p la complicación es doble porque se mezcla la dificultad fonológica o auditiva con la visual, de ahí que normalmente sea más difícil de corregir y este error perdure más en el tiempo.
      Lo importante en estos casos es asentar muy bien el aprendizaje desde la base. Afianzar de manera explícita para que entiendan las diferencias y tengan recursos para encontrar rasgos distintivos que les ayuden a aplicar bien la correspondencia de manera consiente. De este modo, aunque al principio sigan cometiendo algunos errores, el cerebro irá automatizando ese aprendizaje hasta que los errores desaparezcan.
      Aunque esta enseñanza explícita parezca un proceso más lento, evita que cuando lleguen a cursos superiores, ese aprendizaje que cogieron de manera mecánica “con pinzas” no les sea insuficiente para enfrentarse al aumento de las exigencias académicas.
      Gracias a ti por el comentario.
      ¡Saludos!